¿Para qué sirve la lectura espiritual?

339
¿Para qué sirve la lectura espiritual?

Hace unas semanas el P. Evaristo Sada pidió la colaboración de algunos religiosos en Roma para que le ayudáramos a elegir y clasificar textos de los Padres de la Iglesia y Maestros de vida espiritual para esta página.

La finalidad era doble: en primer lugar, que los lectores tuvieran material para su oración y lectura personal; segundo, descubrir o redescubrir la riqueza doctrinal y espiritual de estos escritos que hacen parte de la oración de la Iglesia, en el breviario.

Tengo la oportunidad de colaborar en este proyecto, y no me he limitado solamente a subir textos, definir los temas fundamentales de cada escrito y asignar los tags, corregir errores de transcripción, etc., sino que pude leerlos y meditarlos. Está siendo un trabajo laborioso, pero sobre todo muy enriquecedor para mi propia vida espiritual. Si Dios quiere me ordenaré sacerdote dentro de un año y no saben cuánto me está sirviendo esto.

Quisiera, por lo tanto, explicar sencillamente para qué sirve lo que estamos preparando para ustedes y cómo podrán aprovechar estos textos de «lectura espiritual» para su enriquecimiento doctrinal y bien espiritual.

Entonces ¿Para qué sirve la lectura espiritual?

La lectura espiritual asidua y serena sirve para alimentar el alma, para conocer mejor las verdades que Dios nos ha revelado y las enseñanzas de la Iglesia, para infundir en el entendimiento ideales nobles de superación y de progreso, y para reavivar en el corazón el amor y el entusiasmo por las cosas de Dios.

En la pestaña de “Recursos” de www.la-oracion.com, encontrarán «Pensamientos» y «Textos de espiritualidad». Van a maravillarse de la cantidad de textos y no saber cómo aprovecharlos bien. Y eso que aún nos falta más de la mitad por subir. Partiendo de mi experiencia personal les doy algunas ideas de cómo elegir los textos, esperando que sean de ayuda:

  1. Buscar textos de acuerdo a tu programa espiritual. Hay personas que tienen su dirección espiritual con regularidad, elaboran un programa de vida para combatir un vicio o pasión dominante y conquistar alguna virtud. El material a disposición es un medio fantástico para atender esta necesidad y las orientaciones del director espiritual.
  2. Buscar textos de acuerdo a un tema concreto en el cual quieran profundizar, es otra posibilidad para que se pueda aprovechar al máximo el material a disposición, como por ejemplo, el tema de la caridad, de la fe, de la misericordia, etc. Se puede profundizar personalmente o comentarlo en grupo o en familia.
  3. Buscar textos de acuerdo al periodo litúrgico de Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua, etc.

Podrían leer un texto al día por ejemplo. Los «Pensamientos» son breves mientras que los «Textos de espiritualidad» son más extensos. Pueden simplemente leerlos e ir reflexionando. O pueden hacerlos materia de su meditación diaria: se lee un párrafo y se medita en la presencia de Dios; si se agota la materia se lee el siguiente párrafo, y así. Es importante recordar que el objetivo de la lectura meditada no es leer libros sino estar en la presencia de Dios, conocerle mejor, profundizar en Su amor, darle amor, valiéndose de un texto que sirve como andadera.

Ojalá estos consejos les ayuden para el aprovechamiento de la lectura espiritual y de un más hondo encuentro con Dios.


El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.