15 octubre,2012

El castillo interior – Santa Teresa de Jesús

El castillo interior - Santa Teresa de Jesús

Primera morada

“La puerta para entrar en este castillo es la oración y consideración, no digo más mental que vocal, que como sea oración ha de ser con consideración” (Moradas I, 1,6).

Segunda morada

“… tiene en tanto este Señor nuestro que le queramos y procuremos su compañía, que una vez u otra no nos deja de llamar para que nos acerquemos a Él”

Terceras moradas

“No tornar atrás” (Moradas III, 1, 1). “Porque si le volvemos las espaldas y nos vamos tristes, como el mancebo del Evangelio” (Moradas III, 1, 7).

Cuartas moradas

Los consuelos y los gustos: “¡Humildad, humildad! Por ésta se deja vencer el Señor a cuanto de él queremos; y lo primero en que veréis si la tenéis, es en no pensar que merecéis estas mercedes y gustos del Señor ni los habéis de tener en vuestra vida” (Moradas IV, 2, 9).

Quintas moradas

Oración de unión: “El alma allí no hace más que la cera cuando imprime otro el sello, que la cera no se le imprime a sí, sólo está dispuesta, digo blanda; y aun para esta disposición tampoco se ablanda ella, sino que se está queda y lo consiente” (Moradas V, 2, 12).

Sextas moradas

El desposorio místico: “Pues vengamos con el favor del Espíritu Santo a hablar en las sextas moradas, adonde el alma ya queda herida del amor del Esposo y procura más lugar para estar sola y quitar todo lo que puede, conforme a su estado, que la puede estorbar de esta soledad” (Moradas VI, 1, 1).

Séptimas moradas

El matrimonio espiritual: “Pues vengamos ahora a tratar del divino y espiritual matrimonio, aunque esta gran merced no debe cumplirse con perfección mientras vivimos pues si nos apartásemos de Dios, se perdería este tan gran bien” (Moradas VII, 1, 1).


El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.