Cuando mi oración no es verdadera oración

107
Cuando mi oración no es verdadera oración

 Estimado Dan: Leí su artículo acerca de orar a la velocidad de la luz. Estoy de acuerdo, sin embargo parece que algunos de los que comentan su artículo están tratando de atenuar el punto de que debemos estar atentos cuando rezamos, para que la oración realmente sea oración. Ellos dijeron que lo único que importa es solo nuestra intención. Si nuestra intención es todo lo que importa, entonces, ¿que sucede si regularmente tenemos la intención de rezar y estar atentos a Dios, pero nunca o raramente estamos de hecho atentos a Dios? ¿Es esto realmente oración?

Reflexión o Repetición en la oración

Yo entiendo que Dios es un Dios de misericordia y que Él toma estas cosas en consideración (nuestra intención) y nos ayuda, pero a mí me parece que debemos trabajar duro para estar atentos y amarlo en la práctica, no solo de intención. Si nuestra intención no resulta en un cambio en nuestra práctica, entonces nuestra intención es sospechosa –por lo menos en mi mente. ¿Qué piensa usted?

Respuesta: ¡Una gran pregunta! ¿Porque no dejamos a Santa Teresa de Ávila contestar? Ella fue nombrada Doctora de la Iglesia debido a su profunda vida de santidad y sus enseñanzas sobre la oración y la vida interior. Lo que ella tiene que decir sobre esto es muy simple y directo:

Ya que la oración vocal es oración, debe estar acompañada de reflexión. Una oración en la cual la persona no este consciente con quien habla, lo que pide, a quien y para quien pide, no la llamo yo oración, aunque se muevan mucho los labios. Algunas veces sí será aun sin esta reflexión, siempre que el alma tenga estas reflexiones en otras ocasiones. Mas quien tenga el hábito de hablar ante la majestad de Dios como si le estuviera hablando a un esclavo, sin tener cuidado de ver cómo se le habla, sino diciendo lo que primero se le viene a la cabeza o lo que sea que ha aprendido de otras veces, en mi opinión eso no es oración. Por favor Dios, que ningún cristiano ore de esta manera. (Moradas 1,1).

Jesús también hizo una distinción entre oración y lo que no es realmente oración y adoración que no es realmente adoración, etc. Necesitamos cuidar de no buscar transformar el «camino angosto a la vida», en un ancho camino a la destrucción.


El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y rdes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.