Después de comulgar

330
Después de comulgar

Jesús,
gracias por estar conmigo.
eres mi verdadero alimento
para crecer y estar
más cerca de Dios.
Que tu presencia en mi vida
dé frutos de amor, justicia y verdad.
Que aprenda a amar
y lo ponga en práctica.
Ayúdame a caminar
siguiendo tus pasos,
imitando tu ejemplo
y recordando siempre
tu manera de vivir.
¡Que así sea, Señor!