Oraciones

Oración en momentos de dificultad

Recibe, Señor, nuestros miedos y transfórmalos en confianza. Recibe, Señor, nuestro sufrimiento y transfórmalo en crecimiento. Recibe, Señor, nuestras crisis y transfórmalas en madurez. Recibe, Señor, nuestras lágrimas y transfórmalas en plegaria. Recibe, Señor, nuestra ira y transfórmala en intimidad. […]

El Padre Nuestro (Primera Parte)

¿Con qué actitud debemos mirar el nuevo año?

Extracto del mensaje del Papa para la XLV jornada mundial de la paz

¿Con qué actitud debemos mirar el nuevo año? En el salmo 130 encontramos una imagen muy bella. El salmista dice que el hombre de fe aguarda al Señor «más que el centinela la aurora» (v. 6), lo aguarda con una sólida esperanza, porque sabe que traerá luz, misericordia, salvación. Esta espera nace de la experiencia del pueblo elegido, el cual reconoce que Dios lo ha educado para mirar el mundo en su verdad y a no dejarse abatir por las tribulaciones. Os invito a abrir el año 2012 con dicha actitud de confianza.

¿Cómo tocar con fe a Dios en la oración?

¿Cuál es la mejor receta para empezar bien tu oración?

¡Cristo, como luz, ilumina y guíame!

¡Cristo como escudo, excede y cúbreme!

Cristo conmigo, Cristo frente a mí,

Cristo tras de mí, Cristo en mí,

Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda,

Cristo al descansar, Cristo al levantarme,

Cristo en el corazón de cada hombre que piense en mí,

Cristo en la boca de todos los que hablen de mí,

Cristo en cada ojo que me mira,

Cristo en cada oído que me escucha.

(San Patricio) 

Novena de Navidad

¿Cómo orar en Adviento y en Navidad?

“Dios puso su morada entre los hombres” (Ez 37,27) “por el gran amor con que nos ha amado.” (Ef 2,4) Pero ¿es acogido? “Vino a los suyos, pero los suyos no le recibieron” (Jn 1,11) ¿Habrá posada para el Verbo encarnado en nuestros días? Eso se juega en la libertad de cada uno.

Quisiera sugerir algunas pautas para orar en Adviento:

Aprender a rezar en Adviento

Aprender a rezar en Adviento

Los padres de familia, hagan lo que hagan, vayan a donde vayan, están pensando siempre en sus hijos: qué necesitan, qué les haría bien. Adviento es uno de los grandes momentos en que la Iglesia, madre y maestra, nos ayuda a crecer como hijos de Dios y discípulos de Cristo, y más en particular, Adviento es escuela de oración.

Quien busca mejorar su vida de oración debe centrarse en el único necesario y escucharlo con toda calma. Adviento nos enseña las tres cosas: a centrarnos en el único necesario, a escuchar y a calmarnos.