Si Cristo gritó al Padre, ¿por qué nosotros no?

132

El Santo Padre comenta en esta última catequesis la oración de Cristo al Padre, instantes antes de su muerte, cuando levantando su mirada gritó: «Eloí, Eloí, lama sabachtaní?» (Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?) Hay tres consideraciones que podemos tomar de la reflexión del Papa:

1. Fe en la presencia de Dios en medio del abandono:

El hecho de que Cristo se dirija al Padre para reclamarle en su abandono en medio del sufrimiento, es una muestra de confianza de que Él lo escucha y de que, en modo misterioso, está presente. En la tradición Bíblica, la oscuridad es ambivalente y significa tanto la ausencia de Dios como su misteriosa presencia. 

2. Un sufrimiento victorioso en la Resurrección:

Cristo ha tomado sobre sí los sufrimientos de todos y los ha llevado a la Cruz, pero también a la Resurrección. Cristo sabe que su grito obtendrá respuesta en la resurrección. De la misma manera, nuestros sufrimientos también tienen sentido a la luz de la Resurrección.

3. Llevar a la oración no sólo nuestro sufrimiento, sino el de los demás:

Cuando Cristo recita el primer versículo del salmo 22, asume todo el espíritu del salmo. En ese texto, es todo el pueblo de Israel que sufre por el abandono de Dios. Cristo lleva al corazón del Padre el sufrimiento de todo el pueblo. En la oración debemos llevar al corazón de Dios no sólo nuestras cruces, sino también las cruces de los demás.

Aquí puedes leer la catequesis del Papa Benedicto XVI del 8 de febrero de 2012


Autor: P. Francisco Armengol, L.C

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.