La oración nos transforma en Cireneos, auténticos acompañadores

289
Nunca dejes la oración

Continuando con el comentario sobre las cartas de San Pablo, el Papa Benedicto XVI desentraña el inicio de la segunda carta a los Corintios: «Él nos consuela de todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a aquellos que se encuentran en cualquier género de aflicción con la consolación con la que nosotros mismos hemos sido consolados» (2ª Cor 1, 3-4).

 

Dos ideas para nuestra oración:

1. ¿Qué es la consolación?: Lo explica el Papa. No es un simple sostén o consuelo, sino que es sobre todo ánimo y exhortación a no dejarnos vencer de la tribulación y de las dificultades. En la oración Dios no nos da sólo su hombro para que lloremos en Él, sino que nos ofrece su fuerza para salir adelante.

2. Nos transforma en Cireneos: Unidos en Cristo en la oración, Cristo nos hace capaces de consolar a su vez a aquellos que se encuentran también en aflicción. La oración nos preparara para ser Cireneos de los demás, ayudarles a cargar sus cruces cotidianas, a acompañarles en el camino de su vida. ¿Quién no necesita ser acompañado en el sufrimiento y en la aflicción? La oración nos capacita para ser auténticos acompañadores.

Aquí puedes leer la catequesis completa del Papa del 30 de mayo de 2012.


Autor: P. Francisco Armengol, L.C

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.