¿Cómo ser una familia orante?

223

El Santo Padre, envuelto en el misterio de la Navidad y el ejemplo que nos ofrece la Sagrada Familia, aprovecha la catequesis del viernes 28 de diciembre para darnos algunos consejos prácticos para ser familias orantes.

 

1. Para la mamá: una mirada contagiosa de las cosas de Dios. La capacidad de la Virgen de vivir en oración y meditar en su corazón todas las cosas que Dios hacía con su vida contagió a San José, quien poco a poco fue haciendo lo mismo. Cuando la madre del hogar es una persona que vive cerca de Dios, contagia “por ósmosis” esa misma vivencia íntima con el Señor a los que habían a su alrededor.

2. Para el papá: guiar la oración doméstica cotidiana. San José cumplió a la perfección el rol paterno: llevaba a Jesús a la sinagoga, a los ritos del sábado, a Jerusalén a la peregrinación anual y también guiaba diariamente las oraciones antes de las comidas.

En la familia, los niños ya desde tierna edad pueden empezar a percibir el sentido de Dios gracias a la enseñanza y sobre todo al ejemplo de los padres. Seamos familias donde resplandece la oración.


Autor: P. Francisco Armengol, L.C

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.