Como las películas, un buen principio y un buen fin

127

El Papa pasa página en su ciclo de catequesis, deja atrás los hechos de los apóstoles y comienza a tratar el tema de la oración en las cartas de San Pablo.

La forma ideal de comenzar y concluir tu encuentro con Cristo

Quisiera fijarme en un detalle que comenta el Papa al inicio de su audiencia: cómo empieza y acaba San Pablo sus cartas, con el agradecimiento y con el buen deseo. Así como una buena película tiene un buen inicio y un buen fin, así nuestra oración debe tener un buen inicio y un buen fin:

1. Inicia tu oración agradeciendo a Dios: busca tus motivos concretos para agradecer a Dios y verás que pronto la felicidad invadirá tu corazón. La gratitud es un atajo para la humildad, y los humildes son felices.

2. Termina tu oración con un buen deseo: que tu deseo mayor sea, sobre todo, que Cristo te acompañe en cada una de tus obras. Como dice una oración muy bella: “te entrego todo mi ser, para que seas Tú Cristo, quien viva, trabaje y ore en mí”

Aquí pueden leer la catequesis completa del Papa del 16 de mayo de 2012


El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.