Ser como la naturaleza nos entrenó

Podríamos desear que Dios dejara de intentar entrenarnos para ser algo tan distinto a nuestra naturaleza, pero una vez más, estaríamos pidiendo no más amor, sino menos.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *