Señor, te pido por tus sacerdotes

Señor, te pido por tus sacerdotes

Que cuando, día a día, te traigan al Pan convertido en tu cuerpo, ello no se les vuelva rutina, sino diario milagro.

Que su trato con las almas sea siempre para dejar en ellas el amor y el valor que Tú nos entregas.

Que el espíritu viviente en carne y hueso, sean como Tú, profundamente humanos y perfectamente divinos….

Que cuando el desánimo y la debilidad los agobien en el camino de su vida, estés Tú, como Cireneo, para llevarles la cruz y volvérselas en gozo.

¡Y que nunca falte quien ore sin cansarse por ellos!

Amén

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *