Meditación: La paciencia divina

Meditación: La paciencia divina

Tercer domingo de Cuaresma (Año de la misericordia)

(Ex 3,1-8ª.13-15; Sal 102; 1Cor 10, 1-6.10-12; Lc 13, 1-9)

“Para llegar a una vida perfecta, es necesario imitar a Cristo, no sólo en los ejemplos que nos dio durante su vida, ejemplos de mansedumbre, de humildad y de paciencia, sino también en su muerte, como dice Pablo” (San Basilio Magno)

La paciencia divina

En la Biblia la higuera significa la sinagoga, y Jesús, después de tres años de vida pública, denuncia, de alguna manera, la esterilidad del judaísmo, pero en la parábola Jesús apuesta por alargar el plazo, a ver si por fin la higuera da fruto. Y esto mismo hace con nosotros.

Texto bíblico: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?” Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas”».

El papa Francisco en la Bula nos ofrece una forma actual de practicar las obras de misericordia, entre ellas la paciencia. “… se nos preguntará si ayudamos a superar la duda, que hace caer en el miedo y en ocasiones es fuente de soledad; (…) si perdonamos a quien nos ofendió y rechazamos cualquier forma de rencor o de odio que conduce a la violencia; si tuvimos paciencia siguiendo el ejemplo de Dios que es tan paciente con nosotros; finalmente, si encomendamos al Señor en la oración nuestros hermanos y hermanas” (MV 15).

Pensamiento

Si la cólera dura un instante, la misericordia de Dios dura por siempre.

Oración

“Nos gloriamos incluso en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia, la paciencia, virtud probada, la virtud probada, esperanza, 5 y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado” (Rom 5, 3-5).

Propuesta

Si Dios tiene tanta paciencia, tenla tú contigo mismo.


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente.

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.

1 Comment

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *