Templo

    525

    Es, pues, nuestra alma el templo de Dios vivo, un alcázar sagrado, reservado para Dios, un trono de misericordia donde se complace en derramar sus favores celestiales, y que adorna con todas las virtudes (Teología de la perfección cristiana, §97)

    « Índice