Noche oscura

    591

    Nadie mejor que S. Juan de la Cruz ha descrito las pruebas pasivas en la Noche oscura; llámalas noche, porque, al atar en cierto modo la acción divina a las potencias inferiores para someterlas al espíritu, e impidiéndole a éste el razonar, hállase el alma en una a manera de noche: no solamente no puede discurrir como antes, sino que además es tan débil y atormentadora la luz que recibe de la contemplación, que piensa está sumida en una noche oscura. Distingue el Santo dos noches: el fin principal de la primera es desasirnos de todo lo sensible, y llámase noche de los sentidos; el de la segunda, desasimos de los consuelos espirituales y de todo lo que pueda parecer amor propio (Las tres edades de la vida interior §1421)

    « Índice