Cuerpo místico

    778

    Dejándolos en el momento de su Asunción, Jesús prometió permanecer con sus discípulos hasta el fin de los tiempos «constituyéndolos místicamente en su cuerpo». Cuando su presencia visible fue arrebatada a los discípulos (cfr. Mt 28, 20), Jesús no los dejó solos sino que prometió permanecer con ellos al final de los tiempos mandando su Espíritu (cfr. Jn 20, 22; Hech. 2, 33). En cierto sentido, la comunión con Jesús se hace más intensa: «Comunicando su Espíritu, constituye místicamente en su Cuerpo a sus hermanos, llamados de todos los pueblos» (LG 7). La Iglesia está, por tanto, unida a Cristo como su Cuerpo. La relación de la Iglesia con el cuerpo ilumina la íntima relación entre la Iglesia y Cristo. Esta no solo está reunida en torno a Él sino unificada en Él, en su Cuerpo. Es necesario subrayar tres aspectos de la Iglesia Cuerpo de Cristo: la unidad de todos los miembros entre sí en base a su unión con Cristo; Cristo, Cabeza del Cuerpo; la Iglesia, Esposa de Cristo (Diccionario teológico del Catecismo de la Iglesia Católica)

    « Índice