Cordero de Dios

    455

    El cordero de Dios de Éx 12, por cuyo sacrificio el pueblo de Israel fue liberado de la esclavitud de Egipto, lo tomó Juan el Bautista como imagen para referirse a Jesús (Jn 1,29: «Éste es el Cordero de Dios…»: Por Jesús, que es llevado al matadero como un cordero, somos liberados de los pecados y alcanzamos la paz con Dios. En la Eucaristía comienza con la invocación «Cordero de Dios» una oración litánica que pertenece a la Santa Misa desde el siglo VII (Youcat pag. 130)

    « Índice