Buscar a Dios

    185

    Biblia. La búsqueda de Dios, un tanto mezclada primitivamente con prácticas supersticiosas, se hace por el culto (Sal 27), el amor de lo que es recto, de la justicia, es decir, el repudio de los falsos dioses y la adhesión al Dios único (Am 5, 4; Os 10, 12). Frente a las falsas búsquedas, no bastante desinteresadas, proclama Cristo el único criterio: Hacer la voluntad del Padre (Jn 5, 30). Buscar a Dios supondrá, pues, renunciar a la propia voluntad, a la propia justicia (Rom 19, 3), y de dejarse aprehender por él (FLP 3, 12), que busca al hombre porque él fue el primero en amarnos (1 Jn 4, 19), y porque Cristo vino a buscar y salvar lo que se había perdido (Lc 19, 10)

    « Índice