Adopción divina

    167

    Se trata de una adopción intrínseca, que pone en nuestra alma, física y formalmente, una realidad divina, que hace circular la sangre misma de Dios en lo más íntimo de nuestras almas (Teología de la perfección cristiana, 89)

    « Índice