La Oración https://la-oracion.com Aprende a orar Tue, 28 Mar 2017 22:36:56 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.7.3 Confianza en la oración de Jesús https://la-oracion.com/confianza-la-oracion-jesus/ https://la-oracion.com/confianza-la-oracion-jesus/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:36:56 +0000 https://la-oracion.com/?p=12720 El mismo nos tiene dicho que todo cuanto pidamos al Padre en su nombre, esto es, poniéndole como valedor, nos será otorgado. Cuando nos presentemos a Dios, desconfiemos de nosotros mismos, pero sobre todo avivemos nuestra fe en el poder [...]

La entrada Confianza en la oración de Jesús aparece primero en La Oración.

]]>
El mismo nos tiene dicho que todo cuanto pidamos al Padre en su nombre, esto es, poniéndole como valedor, nos será otorgado. Cuando nos presentemos a Dios, desconfiemos de nosotros mismos, pero sobre todo avivemos nuestra fe en el poder que Jesús, jefe y hermano mayor nuestro, tiene para introducirnos en la cámara de su Padre, que es también Padre nuestro. «Subo a mi Padre, que es también vuestro Padre» (Jn 20,17).- Porque si esta fe es viva, nos uniremos por su medio estrechamente con Jesucristo, y «Cristo, que mora en nosotros por la fe» (Ef 3,17) nos sube hasta el Padre. «Quiero, Padre, que los míos estén conmigo donde yo esté» (Jn 17,24). ¿Dónde está El? En el seno del Padre. Estamos por la fe donde El está en la realidad, en el seno del Padre. «En Cristo, dice San Pablo, por la fe tenemos seguridad y entrada confiada con Dios» (Ef 3,12). Entonces comienza la oración; Cristo, por su Espíritu, ora con nosotros y por nosotros (Heb 7,25). ¡Qué motivo más poderoso para atrevernos a comparecer confiados ante Dios! Si nos presenta Cristo, que nos mereció la filiación divina, señal cierta de que no somos ya huéspedes y advenedizos, sino hijos (Ef 1,19), podemos desde luego entregarnos a las expansiones de un amor tierno, que es perfectamente compatible con un respeto profundo. El Espíritu Santo, Espíritu de Jesús, combina con sus dones de, temor y de piedad esos sentimientos de adoración rendida y de ilimitada confianza, que a primera vista parecen sentimientos reñidos, y da a nuestra actitud interior el carácter que conviene a nuestras relaciones con Dios.(La oración por Columba Marmión)

La entrada Confianza en la oración de Jesús aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/confianza-la-oracion-jesus/feed/ 0
Unir nuestra plegaria a la de Jesús https://la-oracion.com/unir-nuestra-plegaria-la-jesus/ https://la-oracion.com/unir-nuestra-plegaria-la-jesus/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:32:51 +0000 https://la-oracion.com/?p=12718 Por Cristo somos hechos hijos de Dios (Gál 4, 4-5); merced también a El, unidos a El, podemos obrar como cumple a hijos de Dios, y llenar los deberes que dimanan de nuestra adopción divina. Por lo tanto, debiéndonos presentar [...]

La entrada Unir nuestra plegaria a la de Jesús aparece primero en La Oración.

]]>
Por Cristo somos hechos hijos de Dios (Gál 4, 4-5); merced también a El, unidos a El, podemos obrar como cumple a hijos de Dios, y llenar los deberes que dimanan de nuestra adopción divina. Por lo tanto, debiéndonos presentar a Dios en la oración como hijos adoptivos suyos, preciso será presentarnos con Cristo y por Cristo. Antes de ponernos a orar, hemos de unirnos siempre, con la intención y el afecto, a nuestro Señor, pidiéndole que El mismo se digne presentarnos al Padre. Hay que unir, pues, nuestras plegarias a las que Jesús elevaba desde este suelo, a esa oración sublime que en calidad de mediador y pontífice prosigue allá en el cielo. «Siempre vive para interceder por nosotros» (Hb 7,25).(La oración por Columba Marmión)

La entrada Unir nuestra plegaria a la de Jesús aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/unir-nuestra-plegaria-la-jesus/feed/ 0
La Encarnación salvó el abismo entre Dios y el hombre https://la-oracion.com/la-encarnacion-salvo-abismo-dios-hombre/ https://la-oracion.com/la-encarnacion-salvo-abismo-dios-hombre/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:30:03 +0000 https://la-oracion.com/?p=12716 Pero nuestros pecados pasados y actuales miserias, no nos han de alejar atemorizados de Dios. Acaso me diréis, ¿quién tendrá cara para comparecer ante el divino acatamiento, sobre todo viéndose tan feo y tan ruin, y a «Dios tan grande, [...]

La entrada La Encarnación salvó el abismo entre Dios y el hombre aparece primero en La Oración.

]]>
Pero nuestros pecados pasados y actuales miserias, no nos han de alejar atemorizados de Dios. Acaso me diréis, ¿quién tendrá cara para comparecer ante el divino acatamiento, sobre todo viéndose tan feo y tan ruin, y a «Dios tan grande, tan santo y tan perfecto?» Verdad que estibamos muy alejados del Padre, pero ya nos acercó a El Jesús. «Habéis sido atraídos a su lado, por la sangre de Cristo» (Ef 2,13).- «¡Soy tan miserable!» Ciertamente, pero Cristo nos da también sus riquezas para presentarnos al Padre.- «¡He mancillado tanto mi alma!» Pues ahí tienes la sangre de Cristo que la ha devuelto toda hermosura. Porque Cristo, y sólo El, es quien suple a nuestro alejamiento, a nuestra miseria, a nuestra indignidad, en El nos hemos de apoyar cuando oramos; El, en la Encarnación, salvó el abismo que separaba al hombre de Dios.(La oración por Columba Marmión)

La entrada La Encarnación salvó el abismo entre Dios y el hombre aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/la-encarnacion-salvo-abismo-dios-hombre/feed/ 0
No turbarnos por las distracciones https://la-oracion.com/no-turbarnos-las-distracciones/ https://la-oracion.com/no-turbarnos-las-distracciones/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:26:41 +0000 https://la-oracion.com/?p=12714 El alma ligera, disipada y siempre distraída, el alma que no sabe ni quiere esforzarse por atar a la loca de la casa, es decir: reprimir los desvaríos de la imaginación, no será nunca un alma de oración. Cuando oramos, [...]

La entrada No turbarnos por las distracciones aparece primero en La Oración.

]]>
El alma ligera, disipada y siempre distraída, el alma que no sabe ni quiere esforzarse por atar a la loca de la casa, es decir: reprimir los desvaríos de la imaginación, no será nunca un alma de oración. Cuando oramos, no nos han de turbar las distracciones que nos asalten, pero se ha de enderezar de nuevo el espíritu llevándole dulcemente y sin violencia al tema que debe ocuparnos, ayudándonos si es preciso de un libro.(La oración por Columba Marmión)

La entrada No turbarnos por las distracciones aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/no-turbarnos-las-distracciones/feed/ 0
Dios es misterio https://la-oracion.com/dios-es-misterio/ https://la-oracion.com/dios-es-misterio/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:24:32 +0000 https://la-oracion.com/?p=12712 La fe nos revela que Dios es incomprensible. Por lo tanto, cuando hayamos llegado a ver que Dios rebasa infinitamente todas nuestras ideas, por sublimes que nos parezcan, entonces será cuando habremos comenzado a entender algo de lo que es [...]

La entrada Dios es misterio aparece primero en La Oración.

]]>
La fe nos revela que Dios es incomprensible. Por lo tanto, cuando hayamos llegado a ver que Dios rebasa infinitamente todas nuestras ideas, por sublimes que nos parezcan, entonces será cuando habremos comenzado a entender algo de lo que es Dios. El concepto que de Dios tenemos, aunque analógico, nos manifiesta, con todo, algo de las perfeccumes y atributos divinos; en la oración de fe entiende el alma que la esencia divina, tal cual es en sí, en su simplicidad trascendental, está muy por encima de todo cuanto se puede figurar la inteligencia, aun ayudada de la Revelación [Santo Tomás, I, q.13, a.2, ad 3]. El alma prescinde de todo cuanto los sentidos, la imaginación y aun la misma inteligencia le representaban, para atender únicamente a lo que la fe le dicta sobre Dios. El alma ha progresado, ha pasado sucesivamente por la esfera de los sentidos y de la imaginación, del conocimiento intelectual y de los símbolos revelados; toca ya el velo del Santo de los Santos; sabe que Dios se le oculta tras ese velo como tras una nube; casi le toca, pero aun no le ve. En semejante estado de la oración de fe, el alma se acoge a Dios, con quien se siente unida, no obstante las tinieblas que sólo la luz beatífica será capaz de disipar; gusta, sin variar mucho de afectos, de Dios, a quien tiene la dicha de poseer. «Sentéme a la sombra de Aquel que deseaba, cuyo fruto es suavísimo a mi garganta» (Cant 2,3). Ha entrado ya en la oración de quietud, adonde se puede asegurar que llegan muchas almas cuando son fieles a la gracia.- Al irse haciendo a este género de oración y familiarizando con él, el alma encuentra en esa simple adhesión dc fe, en ese abrazo de amor, el valor la elevación interior, la libertad de corazón, la humildad y la entrega al beneplácito divino, que le son necesarios en el largo caminar hacia el santG monte, hacia la plenitud de Dios. «Una cosa son las muchas palabras y otra el afecto firme y constante» (Epíst., 130, c. 19), dice San Agustín.(La oración por Columba Marmión)

La entrada Dios es misterio aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/dios-es-misterio/feed/ 0
El alma participa de la sencillez divina https://la-oracion.com/alma-participa-la-sencillez-divina/ https://la-oracion.com/alma-participa-la-sencillez-divina/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:22:59 +0000 https://la-oracion.com/?p=12710 A medida que el alma va allegándose al soberano Bien, comienza también a participar más de la simplicidad divina. En la meditación nos llegamos a formar alguna idea de Dios mediante aquello que nos dictan la razón y la Revelación; [...]

La entrada El alma participa de la sencillez divina aparece primero en La Oración.

]]>
A medida que el alma va allegándose al soberano Bien, comienza también a participar más de la simplicidad divina. En la meditación nos llegamos a formar alguna idea de Dios mediante aquello que nos dictan la razón y la Revelación; pero a medida que vamos adelantando en la vida espiritual, esos mismos conceptos se van simplificando, aunque nunca podremos concebirle tal cual es. ¿Dónde hallaremos a Dios tal cual es? -Unicamente en la fe pura. La fe es aquí lo que la visión beatífica será en el cielo, donde veremos a Dios cara a cara, y tal como es.(La oración por Columba Marmión)

La entrada El alma participa de la sencillez divina aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/alma-participa-la-sencillez-divina/feed/ 0
El Espíritu Santo nos guía en las Escrituras https://la-oracion.com/espiritu-santo-nos-guia-las-escrituras/ https://la-oracion.com/espiritu-santo-nos-guia-las-escrituras/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:20:17 +0000 https://la-oracion.com/?p=12708 «El Espíritu mora en vosotros para recordaros mis palabras». ¿Y cuál es el sentido de estas palabras del Salvador? Cuando consideramos las acciones de Cristo y sus misterios, sirviéndonos, por ejemplo, de la lectura de los Evangelios, repasando una vida [...]

La entrada El Espíritu Santo nos guía en las Escrituras aparece primero en La Oración.

]]>
«El Espíritu mora en vosotros para recordaros mis palabras». ¿Y cuál es el sentido de estas palabras del Salvador? Cuando consideramos las acciones de Cristo y sus misterios, sirviéndonos, por ejemplo, de la lectura de los Evangelios, repasando una vida de Nuestro Señor, o bien siguiendo las instrucciones de la Iglesia en el curso del año litúrgico, ocurre a veces que, un día cualquiera, tal palabra que habíamos leído y releído cien veces, sin que nos hubiera llamado la atención, cobra de repente a nuestros ojos un relieve y sentido sobrenatural totalmente nuevo; es como un rayo de luz que el Espíritu Santo alumbra en el fondo de nuestra alma; es la revelación súbita de un venero de vida hasta entonces insospechado. Es como si un nuevo horizonte más extenso y luminoso se abriese ante los ojos del alma; es un mundo sin explorar que el Espíritu nos descubre. El Espíritu Santo, a quien la liturgia llama «el dedo de Dios», graba y esculpe en el alma esa palabra divina, que perdurará en ella como luz esplendorosa, como un principio de acción; y si el alma es humilde y dócil, esa palabra divina va poco a poco obrando silenciosa pero eficazmente.(La oración por Columba Marmión)

La entrada El Espíritu Santo nos guía en las Escrituras aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/espiritu-santo-nos-guia-las-escrituras/feed/ 0
Conocer a Cristo en el Evangelio. https://la-oracion.com/conocer-cristo-evangelio/ https://la-oracion.com/conocer-cristo-evangelio/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:13:50 +0000 https://la-oracion.com/?p=12706 La palabra de Cristo está contenida en los Evangelios, los cuales encierran, juntamente con las Epístolas de San Pablo y de San Juan, la exposición más sobrenatural, por ser inspirada, de los misterios de Cristo. Allí encuentra el hijo de [...]

La entrada Conocer a Cristo en el Evangelio. aparece primero en La Oración.

]]>
La palabra de Cristo está contenida en los Evangelios, los cuales encierran, juntamente con las Epístolas de San Pablo y de San Juan, la exposición más sobrenatural, por ser inspirada, de los misterios de Cristo. Allí encuentra el hijo de Dios los mejores títulos de su adopción divina y el ejemplar mas directo de su conducta. A través de ellos, Jesucristo se nos manifiesta en su existencia terrena, en su doctrina en su amor. Allí encontramos la mejor fuente de conocimiento de Dios, de su naturaleza, sus perfecciones, sus obras: «Dios ha hecho brillar en nuestros corazones su claridad, que resplandece en el rostro de Jesucristo» (2Cor 4,6). Jesucristo es la gran revelación de Dios al mundo. Dios nos dice: «Este es mi Hijo muy amado, escuchadle». Como si nos dijese: «si queréis darme gusto, mirad a mi Hijo, imitadle; no os pido otra cosa, porque en eso consiste vuestra predestinación, en que seáis como mi Hijo».(La oración por Columba Marmión)

La entrada Conocer a Cristo en el Evangelio. aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/conocer-cristo-evangelio/feed/ 0
Con el progreso espiritual, cesa el raciocinio https://la-oracion.com/progreso-espiritual-cesa-raciocinio/ https://la-oracion.com/progreso-espiritual-cesa-raciocinio/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:10:25 +0000 https://la-oracion.com/?p=12704 La experiencia, empero, demuestra que a medida que un alma progresa en los caminos de la vida espiritual, el trabajo discursivo del raciocinio va aminorándose. ¿Por qué? -Porque el alma, penetrada de las verdades cristianas, no precisa reunir conocimientos sobre [...]

La entrada Con el progreso espiritual, cesa el raciocinio aparece primero en La Oración.

]]>
La experiencia, empero, demuestra que a medida que un alma progresa en los caminos de la vida espiritual, el trabajo discursivo del raciocinio va aminorándose. ¿Por qué? -Porque el alma, penetrada de las verdades cristianas, no precisa reunir conocimientos sobre la fe; ya los posee, y no tiene otro trabajo que conservarlos y renovarlos por medio de santas lecturas. De aquí resulta que el alma, así empapada y poseída de las verdades divinas, no necesita entretenerse en prolongadas consideraciones; ya es dueña de todos los elementos materiales de la oración. Sin otra preparación, y sin el trabajo discursivo, que necesitan por lo regular las que aún no han adquirido tales conocimientos, puede entrar en conversación con Dios.(La oración por Columba Marmión)

La entrada Con el progreso espiritual, cesa el raciocinio aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/progreso-espiritual-cesa-raciocinio/feed/ 0
Orar no es un ejercicio puramente intelectual https://la-oracion.com/orar-no-ejercicio-puramente-intelectual/ https://la-oracion.com/orar-no-ejercicio-puramente-intelectual/#respond Tue, 28 Mar 2017 22:07:41 +0000 https://la-oracion.com/?p=12702 Un alma (y no es más que un supuesto) que limitase regularmente su trabajo al raciocinio intelectual, aun cuando versare sobre materias de fe, no haría oración. Así se expresa sobre este particular, Saudreau, cuyas obras ascéticas son bastante conocidas: [...]

La entrada Orar no es un ejercicio puramente intelectual aparece primero en La Oración.

]]>
Un alma (y no es más que un supuesto) que limitase regularmente su trabajo al raciocinio intelectual, aun cuando versare sobre materias de fe, no haría oración. Así se expresa sobre este particular, Saudreau, cuyas obras ascéticas son bastante conocidas: «Notémoslo bien, la súplica es la parte capital de la oración, o por mejor decir, la oración empieza con ella. Mientras el alma no se vuelve a Dios para hablarle, para alabarle, bendecirle, glorificarle; para deleitarse en sus perfecciones, para dirigirle sus súplicas, para entregarse a sus inspiraciones, puede, en verdad meditar, pero no ora ni hace oración. Se encuentran personas que se engañan y pasan la media hora del ejercicio de a meditación reflexionando, sí, pero sin decir nada a Dios: y aun cuando a tales cavilaciones hayan juntado deseos piadosos y generosas resoluciones, con todo, no han hecho verdadera oración; sin duda alguna, no sólo ha obrado el entendimiento, sino que también se ha conmovido el corazón, y se ha sentido impulsado hacia el bien con ímpetu y ardor, pero no se ha derramado en el corazón de Dios. Tales meditaciones, aunque no del todo inútiles, pronto producen cansancio y con frecuencia desaliento y abandono de tan santo ejercicio». Los grados de la vida espiritual.-(La oración por Columba Marmión)

La entrada Orar no es un ejercicio puramente intelectual aparece primero en La Oración.

]]>
https://la-oracion.com/orar-no-ejercicio-puramente-intelectual/feed/ 0